Posted on: 29/08/2020 Posted by: Andres Comments: 0
Marzocchi Bomber Z1 Coil

Si tenemos en cuenta que no existe un convenio en las condiciones en las que medimos el SAG y que la forma en la que lo medimos puede afectar a la cantidad de aire que metemos en nuestras suspensiones, podemos decir que medir el ajuste de las suspensiones en porcentaje de SAG es como medir una distancia en palmas de manos, en función de la mano de quien lo mida obtendremos resultados distintos.

Así que siguiendo con la serie de artículos Ajustar las suspensiones para enduro MTB, y como continuación a la entrada Suspensiones MTB, qué es el SAG , vamos desarrollar un concepto con el que puedo estar metiéndome en un tema algo polémico pues hasta hoy no he leído ni escuchado nada sobre él como tal: la relatividad del SAG.

Retomemos la afirmación con la que abrimos la entrada: no existe un convenio en las condiciones en las que medimos el SAG, lo que quiere decir que cada ciclista puede ajustarlo de una forma diferente, por lo tanto un mismo rider puede obtener distintos SAGs utilizando las mismas presiones, o dicho de otra forma, un mismo rider puede conseguir el mismo SAG con presiones diferentes.

Y esto ocurre porque no existe un estándar oficial que normalice las condiciones en las que medimos el SAG, así como para un kilogramo o un metro tenemos una definición exacta, para el SAG no es así.

Factores que influyen en la medición del SAG

A la hora de ajustar el SAG existen varios factores que afectan a la presión de aire que metemos a nuestras suspensiones para alcanzar el valor de SAG deseado, algunos de ellos son:

  • La posición sobre la bicicleta. En función de si medimos el SAG en posición de ataque o sentados el reparto de peso de nuestro cuerpo sobre las suspensiones delantera y trasera variará.
  • La equipación. Si eres un rider de 70 kg y la equipación con la que sueles montar como mochila, protecciones, herramientas, botas, u otras cosas pesa 4 kilos, esto aumenta el peso sobre la bici casi un 6%.
  • Los frenos. El accionamiento de los frenos durante el ajuste afecta al comportamiento de las suspensiones.
  • Inclinación del terreno. Medir el SAG sobre una superficie que no sea completamente horizontal también afectará a la medición, no solo porque te obliga a utilizar los frenos, sino porque es muy probable que también variemos el reparto de pesos.
  • Suspensiones en reposo. La temperatura afecta tanto al volumen de los gases como a la viscosidad del aceite. Medir el SAG tras un uso relativamente intenso de las suspensiones puede darnos resultados alterados.

Un ejemplo de la relatividad del SAG

Para ponernos en situación imagina que has ajustado el SAG en posición de ataque, con la equipación con la que sueles montar y sin tocar los frenos. Has obtenido unos valores con los que te sientes muy cómodo montando, 30% delante y 25% atrás. Supongamos que para ello has tenido que ponerle 65 PSIs a la horquilla y 120 PSIs al amortiguador.

Imagina ahora que la semana siguiente vuelves a ajustar el SAG a los valores que te han ido bien (30% delante y 25% atrás), con la diferencia de que en esta ocasión decides hacerlo sentado y sin la equipación, la presión que le pondrás a las suspensiones variará, quizás 55 PSIs en la horquilla y 135 PSIs en el amortiguador. En este caso tu eres el mismo, la bici es la misma, el SAG es el mismo, pero el comportamiento será distinto, porque las presiones son distintas.

Condiciones ideales para medir el SAG

Lo más cerca que tenemos de un estándar que regule la medición del SAG son los convenios comúnmente aceptados, así para medir el SAG en una bicicleta de enduro lo haremos de la siguiente forma:

  • En posición de ataque.
  • Con la equipación con la que solemos montar.
  • En una superficie plana.
  • Sin tocar los frenos.
  • Con las suspensiones en reposo.
  • Los diales de compresión abiertos.

La presión no es relativa

Así que una vez que encuentras tu SAG, no solo deberás recordar o anotar sus valores, sino que también deberás recordar y anotar las presiones que utilizaste para obtenerlo. Y es que la presión de las suspensiones si te permite obtener el mismo comportamiento de forma consistente, la presión no dependen de si mediste el SAG en posición de ataque o sentado.

¿Y para que sirve el SAG?

Así que ahora es posible que te estés preguntando ¿y entonces para qué c*** sirve el SAG? A mi modo de ver el SAG tiene el objetivo de estandarizar en cierta medida el comportamiento de las suspensiones con independencia de factores o características específicos de cada rider o bicicleta, lo cual nos aporta varios beneficios:

  • Facilidad para encontrar el ajuste inicial de nuestras suspensiones. Pongamos que estamos de vacaciones y alquilamos una bici, el ajuste inicial será relativamente sencillo, recordemos que existen unas recomendaciones de SAG por disciplina.
  • Facilidad para encontrar el ajuste de suspensiones óptimo si existe una variación de peso importante. Imagina que de forma excepcional tienes oportunidad de rodar sin la mochila, ese día en lugar de ajustar tus suspensiones por presión puedes hacerlo por SAG.
  • Estandarización en las conversaciones / comparaciones con otros riders. De esta forma un rider de 60 kg. y una bici equis, puede hablar del comportamiento de las suspensiones con otro de 85 kg. y una bicicleta distinta, a pesar de llevar presiones completamente distintas.

Conclusión

Una vez entendida la relatividad del SAG, mi punto de vista es que siempre que no existan variaciones significativas en las condiciones que afectan a nuestras suspensiones es mejor ajustarlas atendiendo a la presión. En caso de que si existan variaciones significativas tiene mucho más sentido ajustar las suspensiones en base al SAG y posteriormente hacer un ajuste fino con la presión.

Artículos relacionados

Si te interesa este artículo estoy seguro de que también te interesarán los siguientes:

Si te ha gustado

Esperamos que te haya gustado y te haya resultado útil, y si ha sido así cualquiera de las siguientes acciones nos ayudan a seguir adelante:

Leave a Comment