Posted on: 15/09/2021 Posted by: Andres Comments: 0
Bici Mullet Evil Insurgent

Aunque la respuesta a esta pregunta es muy personal y depende exclusivamente de ti, intentamos responder a la pregunta del millón, ¿merece la pena convertir nuestra bici a mullet?

Pongámonos en situación, estás planteándote convertir bu bici en mullet pero todavía no estás convencido. Pues bien, voy a darte mi punto de vista de cuando conviene hacerlo y cuando no. Pero antes te recomiendo que eches un vistazo a la entrada Conversión de 27,5″ a mullet, dónde tienes varios artículos relacionados con este tema.

Beneficio vs coste

Si estás planteándote seriamente la conversión a mullet, el principal consejo que te puedo dar es que evalúes que vas a ganar y que vas a perder, y que valores fríamente si te compensa o no. Cuando conviertes una bici a mullet ganas en una serie de situaciones o comportamientos, pero pierdes en otros. Además, habrá una inversión económica y de tiempo que solo tú sabes si te compensa.

Un objetivo, distintos escenarios

No todos partimos de la misma situación para convertir nuestra bici a mullet. Incluso es probable que el motivo que nos lleva a querer hacerlo sea distinto. Así que a continuación vamos a analizar si conviene hacerlo o no según la situación. Pero antes me gustaría dejar muy claro que esto no es más que mi opinión personal, la decisión final es tuya.

Situación 1: Tu bici acepta configuración mullet de fábrica

Esta es quizás la situación más clara de todas. Si tu bici aceptar una configuración mullet de fábrica y tienes curiosidad por saber cómo se comporta, mi recomendación es que lo pruebes. El cambio no requiere de una gran inversión económica y como la bici está diseñada para esta configuración seguro que funciona bien. Lo mejor de todo es que si no te gusta siempre puedes volver a la configuración inicial.

Situación 2: Tienes una 29″ y quieres convertirla a mullet

Si tienes una 29″ no diseñada para rodar en configuración mullet el resultado de poner una rueda de 27,5″ atrás será impredecible. Personalmente no veo motivos racionales para hacerlo, pero por otro lado probarlo no es muy caro. Al igual que en el ejemplo anterior solo tendremos que invertir en una rueda y una cubierta, y siempre es muy sencillo volver a la configuración inicial.

Situación 3: Tienes una 27,5″ y quieres convertirla a mullet

Con este tamaño de rueda la decisión comienza a ser más difícil. Si tienes una bici de 27,5″ y quieres convertirla a mullet tienes dos opciones:

  • Poner una rueda de 26″ atrás, lo cual descartaría por completo.
  • Poner una rueda de 29″ adelante.

Exploremos esta segunda posibilidad, y para ello voy a darte mi opinión personal creada a partir de la experiencia de convertir mi Merida OneSixty en mullet.

Aspecto económico

Antes de entrar en el aspecto funcional, pensemos primero en cuánto nos vamos a gastar y si merece la pena, pues convertir una 27,5″ a mullet no es nada económico. El motivo principal es que tendrás que hacerte con una horquilla de 29″ y no es un componente barato. Tienes una estimación del gasto en el artículo cuánto cuesta convertir una bici en mullet.

Compromiso con tu bici

Una vez que tenemos claro que estamos dispuestos a realizar la inversión, pensemos en qué cosas nos aportará la nueva configuración. Convertir en mullet una bici que no está diseñada para ello siempre conlleva un resultado impredecible, no sabemos a ciencia cierta cómo se va a comportar. Así que si estás contento con el comportamiento de tu 27,5″, mi recomendación es que no lo hagas.

Una situación muy distinta es que no estés contento con cómo se comporta tu bici. En ese caso mi recomendación es que te hagas tres preguntas: ¿En qué situaciones no estás contento con el comportamiento de tu bici?, ¿lo solucionará la conversión a mullet? y ¿es mejor convertir tu bici a mullet o venderla y comprar otra? Al fin y al cabo contarás con el dinero de la venta y el que te has ahorrado de la conversión a mullet.

Las respuestas a esas preguntas y tu inquietud por experimentar te darán la respuesta. Como ejemplo te expongo mi caso, yo no estaba contento con el comportamiento de mi bici en zonas muy rotas, un tipo de terreno por el que pedaleo habitualmente. Teóricamente una rueda de 29″ adelante y una mejor horquilla haría que la bici fuera más tragona y por lo tanto superase mejor esas zonas. Una bici nueva de 29″ pulgadas hubiese sido una mejor opción, pero no estaba dispuesto a incurrir en ese gasto.

Conclusión

Como escribía al comienzo del artículo la respuesta a si merece la pena o no convertir tu bici en mullet es muy personal y depende exclusivamente de ti. Yo simplemente he expuesto mi opinión sobre la idoneidad o no de hacerlo. Pero recordemos que el enduro y el MTB es pura pasión, y a veces la pasión no entiende de razones.

Si te ha gustado

Esperamos que te haya gustado y te haya resultado útil, y si ha sido así cualquiera de las siguientes acciones nos ayudan a seguir adelante:

Leave a Comment