Posted on: 11/03/2022 Posted by: Andres Comments: 0
Transmisión Sram GX

Un mantenimiento adecuado de nuestra cadena es importante para alargar su vida útil y que la transmisión funcione como un reloj suizo.

La cadena es un elemento mecánico que sufre desgaste. En esta entrada vamos a compartir algunos consejos para realizar un correcto mantenimiento y alargar así su vida útil.

Partes de una cadena de bici

Y para poder hablar con propiedad sobre cadenas no está de más conocer sus partes. Así que aquí tienes una imagen muy explicativa:

Partes de una cadena de bici

Atendiendo a la imagen las partes de una cadena se dividen en:

  1. Placa exterior
  2. Placa interior
  3. Pasador, perno o pin.
  4. Rodillo
  5. Rodillo

Vida útil de la cadena

Las cadenas de las bicicletas son componentes mecánicos que sufren desgaste y por lo tanto tienen una vida útil. Esta vida útil dependerá de varios factores como son: la propia cadena, la potencia del ciclista, el peso del ciclista o el mantenimiento que hagamos de la misma.

Por norma general, podemos decir que la vida útil de una cadena de una transmisión de 10, 11 o 12 velocidades, está en torno a los 3.000 kilómetros para un ciclista aficionado. Si hablamos de e-bikes esta vida útil se reduce a la mitad. Esto siempre que hagamos los mantenimientos correspondientes.

Por qué debemos cambiar la cadena

La cadena forma parte de la transmisión de nuestra bici, compuesta de varios elementos. En este contexto, está diseñada para engranar perfectamente con los platos y los piñones. Con el uso la cadena sufre un desgaste, al que nos solemos referir coloquialmente como «estiramiento». La realidad no es que la cadena se haya estirado, sino que los rodillos están desgastados.

Y cuando los rodillos se desgastan la distancia entre los mismos aumenta, lo que hace que ya no engranen tan bien con el resto de elementos de la transmisión. Esto tiene un efecto nocivo sobre los dientes de los platos y los piñones y si no sustituimos la cadena a tiempo extenderemos el desgaste a estos elementos.

Los efectos de este desgaste no son perceptibles en el pedaleo hasta que es demasiado tarde, momento en el que empezaremos a notar como la cadena se salta de piñones cuando afrontamos subidas muy duras. Si eso ocurre, no solo tendrás que cambiar la cadena sino que probablemente también tendrás que cambiar la piñonera y quizás el plato.

Cómo saber cuando cambiar la cadena

Para sabes el nivel de desgaste de nuestra cadena existe una herramienta llamada medidor de desgaste. Aquí te dejo un enlace a un medidor de desgaste en Decathlon.

Esta herramienta es muy sencilla de utilizar. Tan solo tenemos que colocarla la base entre los huecos de la cadena y ver hasta que punto encaja el otro extremo. Ese otro extremo tiene unas marcas que indican el nivel de desgaste en función de cuánto penetre. Cuanto menos penetre, menos desgastada estará la cadena.

Cómo hacer el mantenimiento a la cadena

Realizar el mantenimiento de nuestra cadena es muy sencillo. Tan solo tendremos que realizar los siguientes tres pasos.

1. Limpiar la cadena

Este paso es súper importante antes de pasar al siguiente. Pedalear por la montaña hace que inevitablemente la cadena se llene de partículas de polvo o tierra. Esto genera una fricción extra durante el propio uso, provocando un desgaste mayor y acortando su vida útil.

En este artículo, no entraremos en la forma cómo limpiar la cadena, pues daría para un artículo completo.

2. Lubricar la cadena

Para que la cadena funcione suave es necesario que esté perfectamente lubricada. Pero como hemos expuesto en el punto anterior, antes de lubricar hay que limpiar. En caso contrario acabaremos con una capa de suciedad que acortará su vida útil.

A la hora de lubricar tenemos básicamente dos tipos de lubricantes. Hablamos sobre ellos en el artículo aceite vs cera para la cadena de tu bici.

3. Comprueba el desgaste

Como hemos visto, asegurarnos que la cadena no está desgastada/estirada es muy importante. Esta acción podemos hacerla cada dos o tres mantenimientos.

Cada cuánto tiempo hacer el mantenimiento a la cadena

La periodicidad con la que hacer el mantenimiento puede variar en función del tipo de lubricante que utilices, la distancia de tus rutas y el clima y el terreno por el que ruedes.

Os pongo como ejemplo mi caso. Utilizo cera como lubricante, me muevo por terrenos muy secos y con mucha tierra suelta y mis rutas suelen ser de enduro, rondando los 15 kilómetros entre semana y los 30 durante el fin de semana. En estas condiciones le hago el mantenimiento a la cadena tras cada salida. Cada noche, antes de salir con la bici toca mantenimiento.

Si te mueves por terrenos con poco polvo, utilizas aceite y tus rutas no son excesivamente largas, es posible que puedas estirar el mantenimiento y hacerlo cada dos o tres salidas.

Conclusión

Un correcto mantenimiento de nuestra cadena redundará en una vida más larga de los elementos de la transmisión y hará que la bici funcione más suave. ¿Cada cuanto tiempo haces tú el mantenimiento a la cadena? ¿Qué tipo de lubricante utilizas? ¿No hemos olvidado de algo? Comparte tu experiencia para que aprendamos todos juntos.

Si te ha gustado

Esperamos que te haya gustado y te haya resultado útil, y si ha sido así cualquiera de las siguientes acciones nos ayudan a seguir adelante:

Leave a Comment